¡Alerta piojos! ¿Sabes cómo prevenirlos y eliminarlos?

¿Sabes cómo prevenirlos y eliminarlos?

Con la vuelta al cole vuelve también a los hogares uno de los problemas de salud más temidos por los padres: los piojos!!! Los niños en edad escolar y sus familias son los grupos de población con un mayor riesgo de tener estos pequeños parásitos, que colonizan el cuero cabelludo y se alimentan de su sangre y cuyo contagio no está relacionado con la higiene personal.

¿Sabes cómo prevenir la pediculosis o contagio de piojos y cómo tratarlos? Desde la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) te ayudamos.

¿Cómo se contagian?

Los piojos son muy contagiosos y se transmiten por el contacto directo o el uso compartido de cepillos, peines, toallas y otros efectos personales en contacto con el pelo. En contra de algunas creencias populares, los piojos no saltan y tampoco tienen capacidad para volar, por lo que es necesario un contacto muy cercano entre una persona infestada y otra que no lo está para que haya contagio.

Una vez en el cuero cabelludo de una persona no infestada, el piojo hembra deposita los huevos o liendres en esa zona, generalmente cerca de la nuca y detrás de las orejas. Estas liendres tienen forma ovalada y un color blanco o amarillento. Pasada una semana, aproximadamente, la liendre se abre y libera a la ninfa, un parásito con el aspecto de un piojo adulto, pero del tamaño de una cabeza de alfiler. Las ninfas madurarán a su vez durante otra semana antes de convertirse en piojos adultos.

El contagio de piojos puede comprobarse, además de por la vista, por síntomas como los siguientes:

  • Sensación de cosquilleo en el cabello
  • Picor frecuente
  • Irritación al rascarse

¿Cómo prevenir el contagio?

En el caso de las niñas, que suelen tener el pelo más largo,  es recomendable mantenerlo recogido en una coleta para evitar el contacto directo con el pelo de la persona infestada. También podemos utilizar  champús y sprays repelentes de piojos.

En las épocas en las que hay infestación de piojos es recomendable revisar la cabeza de los niños, utilizando con frecuencia una liendrera (peines de púas muy finas y con poco espacio entre ellas para eliminar las liendres y piojos) para detectar cualquier contagio.

Si estas medidas no son suficientes y nuestros hijos se han infestado con piojos, podemos recurrir a distintos tratamientos eficaces a través de champús y lociones, indicados para combatir la parasitación por piojos.  Algunos de estos productos, que se pueden adquirir en farmacias, están basados en el uso de compuestos químicos como la permetrina y la fenotrina, mientras que otros a base de siliconas o aceites (coco, palma, etc.) utilizan el método del ahogo de los parásitos.

¿Cómo se utilizan los tratamientos?

El tratamiento contra piojos y liendres requiere tres pasos, que debemos seguir y no abandonar antes de acabar para evitar resistencias:

1.- Aplicar el tratamiento sobre el cabello y el cuero cabelludo, dejando que actúe el tiempo indicado por el fabricante en el envase. Se recomienda cubrir el cabello con un gorro de plástico para facilitar la actuación del producto. Después se debe lavar la cabeza con el champú de tratamiento, aclarando muy bien el cabello. Este tratamiento acaba normalmente con los piojos vivos, pero las liendres no mueren tan fácilmente.

2.- Aplicar una crema suavizante sobre el cabello y pasar la liendrera para eliminar los piojos muertos y las liendres, que se encuentran adheridas al pelo.

3.- Repetir el tratamiento una semana después para eliminar los piojos que puedan haber nacido de las liendres que se encontraban en el pelo.

4.- Cada día, pasar la liendrera meticulosamente, para eliminar las posibles liendres que hayan podido quedar en el pelo.

Debemos evitar el contacto directo con la cabeza de la persona infestada y lavar sus sábanas, toallas y ropa personal con agua caliente. Las personas que convivan con la persona infestada deben examinarse utilizando la liendrera.

Y, por último, desde la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) te aconsejamos que no olvides nunca, una vez concluido el tratamiento, repetirlo al cabo de una semana o 10 días para erradicar los piojos nacidos de las liendres que hubieran podido quedar en el cabello.

Compartir: