Ajusta el reloj de tu organismo

Alteraciones del cambio horario

Hace unos días adelantamos nuestros relojes, un cambio que, en algunas personas, puede provocar desajustes y alteraciones en el sueño. Los principales efectos de este cambio horario son dificultad para conciliar el sueño, somnolencia diurna, dificultad para mantener la concentración y sensación de cansancio. Son síntomas similares a los que se producen cuando retrasamos nuestro reloj en invierno, aunque pueden ser más profundos debido a que el desajuste entre el ciclo luz-oscuridad y el ritmo circadiano es mayor con el cambio al horario de verano.

Además, se trata de un desajuste que afecta más a los niños y a las personas mayores, dado que presentan menores niveles de melatonina, la sustancia natural que determina el ciclo sueño-vigilia.

Los síntomas asociados al cambio horario pueden durar varios días. Para facilitar la adaptación de nuestro organismo, la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) te propone estos sencillos consejos:

  • Mantén unos horarios de sueño regulares para que el organismo se adapte a la rutina
  • Evita las luces excesivamente brillantes durante la noche para facilitar la aparición del sueño
  • Disminuye el consumo de cafeína y otras sustancias excitantes
  • Procura no practicar ejercicio intenso antes de acostarte para evitar una descarga de adrenalina
  • Evita las siestas hasta que tu organismo se haya adaptado al nuevo horario

Además, en la farmacia dispones de productos que te pueden ayudar a conciliar el sueño, como la doxilamina, los complementos nutricionales a base de melatonina y los productos elaborados a base de plantas medicinales. Entre estos últimos destacan la valeriana, la pasiflora, la amapola de california y el espino albar.

Compartir: