Cambio de hora: Cómo adaptarte al horario de invierno

Sigue estos consejos para adaptarte al nuevo horario

En la madrugada del sábado al domingo retrasaremos nuestro reloj. Las alternaciones más comunes de este cambio horario son dificultad para conciliar el sueño, somnolencia, irritabilidad, sensación de cansancio y falta de atención, unos síntomas que pueden durar unos días.

La Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) propone unos sencillos consejos que nos pueden servir de ayuda para combatir estos síntomas y adaptarnos al horario de invierno:

  • Establecer una rutina de sueño regular que ayude a la adaptación al nuevo horario.
  • Evitar las siestas hasta que nuestro organismo se haya adaptado a la nueva situación, procurar evitar las siestas.
  • Evitar las cenas muy pesadas, dejando pasar unas horas antes de acostarnos.
  • Disminuir el consumo de cafeína y otras sustancias excitantes.
  • No practicar ejercicio físico intenso dos horas antes de ir a dormir.
  • Evitar la exposición prolongada a luces brillantes (móviles, tablets, televisores) durante la noche.

Si después de algunos días la dificultad para dormir persiste, podemos consultar a nuestro farmacéutico para que nos recomiende alguno de los diferentes productos que existen para conciliar el sueño, como la doxilamina, los productos elaborados a base de plantas medicinales (valeriana, pasiflora, amapola de california y el espino albar) o los complementos nutricionales a base de melatonina.

Compartir: