Disfruta de la Semana Santa con salud

Salud en Semana Santa

Las vacaciones de Semana Santa ya están aquí y desde la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) queremos darte unos consejos sencillos para que puedas disfrutar de estos días de descanso con el máximo de salud.

Uno de los principales riesgos para la salud en estos días es el resfriado. Las grandes oscilaciones de temperatura entre la noche y el día hacen que nuestro cuerpo se someta a cambios bruscos que pueden favorecer la aparición de síntomas como tos, congestión nasal, estornudos, fiebre y dolor de cabeza.

Para prevenir el resfriado en esta época conviene abrigarse con varias capas de ropa que sean fáciles de quitar y poner para adaptarnos en cada momento a la temperatura ambiente. Y sobre todo, no confiarse en exceso ante el agradable sol diurno. Pero si nos resfriamos, podemos recurrir a los medicamentos antigripales para aliviar los síntomas del catarro.

En la playa…

Muchas personas aprovechan las vacaciones de Semana Santa para darse el primer chapuzón en el mar. Debemos tener presente que, aunque la temperatura ambiente sea muy agradable, el agua del mar todavía está fría en esta época del año, por lo que, si nos bañamos, tenemos que asegurarnos de secarnos bien y abrigarnos adecuadamente cuando salgamos del agua.

Además, aunque pensemos lo contrario, las radiaciones solares pueden afectar a nuestra piel y producirnos quemaduras. Por eso es conveniente llevar un protector solar apropiado para nuestro fototipo de piel y aplicarlo adecuadamente antes de cada exposición al sol.

… Y en la nieve

Los destinos de esquí son otros de los grandes reclamos turísticos durante Semana Santa. Al igual que sucede en la playa, debemos asegurarnos de proteger bien la piel de los rayos solares, especialmente la de la cara, pues es la que tiene un mayor riesgo de quemaduras. Y no debemos olvidarnos de usar protectores labiales.

Por último, ya viajes a la playa, a la nieve o hagas turismo cultural para disfrutar de la Semana Santa, no olvides mantener unos hábitos de alimentación regulares. Comer a deshoras, abusar de carnes y grasas y beber más alcohol de la cuenta pueden afectar negativamente a tu estómago. En cualquier caso, conviene tener a mano protectores gástricos y antiácidos por si nos excedemos con la comida durante las vacaciones. Debemos mantener el aporte de fibra, para lo que no podemos olvidar una dieta rica en frutas y verduras. En caso de que tengamos estreñimiento, podemos recurrir a laxantes para aliviarlo de forma ocasional. Y tampoco debemos olvidarnos de los medicamentos contra el mareo para aquellas personas que tienen propensión a padecerlo durante los viajes.

Compartir: