Piel y pelo sanos después del verano

Hidrata y recupera su aspecto saludable

Como cada año, con el fin del verano llega también la época de recuperar nuestro organismo de los posibles excesos cometidos durante la época estival, en la que relajamos nuestros hábitos. Es la hora de volver a los cuidados rutinarios, por ejemplo, el de nuestra piel o nuestro cabello. Durante los meses de verano, la exposición al sol, incluso con protectores solares, el agua salada, la reducción en las horas de descanso y el aumento, en algunas ocasiones,  del consumo de alcohol o de tabaco, pueden afectar a la hidratación y elasticidad de nuestra piel y de nuestro pelo.

Recuperar el aspecto de la piel

Estamos seguros de que este verano no has olvidado utilizar el protector solar más adecuado a tu fototipo de piel, ayudando así a evitar el envejecimiento prematuro de tu piel y también posibles quemaduras solares.

Pues, aunque el verano termine, no olvides que, aunque las temperaturas sean más suaves, las radiaciones solares siguen actuando sobre nuestra piel, por lo que debemos seguir aplicando  protector cada vez que estemos largos períodos de tiempo al aire libre, sobre todo en partes de nuestro cuerpo como cara, escote, brazos o piernas. No olvides aplicar protección diaria a tu cara!

Tampoco debemos olvidarnos de recuperar la limpieza de nuestra piel, para lo que podemos recurrir a cremas exfoliantes,  sobre todo en el rostro. Aplicaremos los productos de limpieza después de enjuagar la cara y eliminaremos las impurezas mediante toallitas húmedas. De esta forma, nuestra piel estará limpia y fresca todo el día.

Otros productos que no pueden faltar son las cremas hidratantes y antioxidantes, que nos servirán para renovar y recuperar la elasticidad de la piel y que no parezca seca.  Debemos usar estos productos a diario y teniendo en cuenta los siguientes consejos:

  • Aplica la crema al menos una vez al día.
  • Ten especial cuidado con las zonas más expuestas: manos, brazos, piernas, cara, cuello y nuca.
  • Aplica la crema inmediatamente después del baño para facilitar la hidratación.
  • Realiza un breve masaje sobre la piel al aplicar la crema para facilitar su absorción.

No olvides el pelo

El cabello también sufre los excesos del verano. Al igual que sucede con la piel, el calor, la humedad y el sol no son buenos amigos del pelo. A ello debemos añadir que en verano tendemos a relajar los hábitos de cuidado que mantenemos el resto del año. Por eso, debemos intentar devolverle toda su vitalidad y brillo. Un primer paso es acudir a la peluquería para cortarlo y sanearlo.

Si hemos ‘maltratado’ en exceso nuestro cabello, utilizaremos champús y acondicionadores específicos para pelos secos y castigados que lo ayudarán a recuperar brillo. También es aconsejable el uso de mascarillas hidratantes y serum reparador.

Por último, en la medida de lo posible, debemos evitar el uso abusivo de secadores y planchas para no aumentar la sequedad del pelo.

Con estos sencillos consejos conseguirás que tu piel y tu pelo tengan un aspecto saludable!! 

Compartir: