Protege la piel de los niños también en invierno

Recomendaciones para cuidar la piel en invierno

El frío afecta a la salud de nuestra piel y, especialmente, a la de los más pequeños de la casa. Por eso la Asociación para el Autocuidado de la Salud te da unas pautas para que tus hijos mantengan una piel sana durante los meses de invierno.

Decálogo de recomendaciones para cuidar la piel de los niños en invierno:

  • Abrigarlos bien con varias capas de ropa que permitan la transpiración
  • Cubrir manos y cara con guantes y bufandas para evitar que se resequen
  • Aplicar crema hidratante en las zonas más expuestas al aire
  • Usar protector labial en los días de más frío y viento
  • Mantener una higiene correcta para eliminar los restos de sudoración
  • Bañar a los niños con agua tibia y geles de pH neutro
  • Favorecer la hidratación de los niños con crema y aceite.
  • Proporcionarles alimentos ricos en antioxidantes naturales
  • Usar protectores solares en los días de mucho sol, sobre todo en la nieve
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura

 

El frío es un factor deshidratante de la piel, sobre todo de aquella que está más expuesta: la de la cara y las manos. Por ello, en los días de más frío, y especialmente en los que hay viento, es necesario poner a los niños guantes y bufandas que dejen la menor cantidad posible de piel en contacto con el aire.

Además, los niños deben ir convenientemente cubiertos con varias capas de ropa de abrigo que sean fáciles de poner y quitar para evitar los cambios bruscos de temperatura, que pueden favorecer la sudoración y la aparición de dermatitis.

Otro factor a tener en cuenta es la higiene. Se debe bañar a los niños a diario para evitar la acumulación de sudor y que este pueda generar irritaciones en la piel. Para el baño es recomendable usar agua tibia, ni fría ni muy caliente, y productos suaves que no sean agresivos con la piel. También es fundamental secar bien a los niños para evitar que queden restos de humedad y no prolongar el baño más de 15 minutos.

Tras el baño es importante hidratarles la piel con cremas específicas o aceites.

Hidratación por dentro y por fuera

Además de abrigar correctamente a los niños y cuidar su higiene, podemos prevenir la aparición de problemas en la piel mediante una correcta hidratación y asegurándonos de que  siguen una dieta rica en alimentos antioxidantes.

Para prevenir la aparición de irritaciones en la piel podemos recurrir a cremas hidratantes que aplicaremos especialmente en la cara y las manos de los niños. Existen cremas faciales denominadas “cold cream”, que hidratan y protegen frente al frío, que se pueden aplicar media hora antes de salir a la calle.

Otro elemento que no debe faltar son los protectores labiales para evitar que los labios de los niños se resequen. Si las grietas o la irritación ya han aparecido, existen bálsamos reparadores hidratantes.

Y por último, si van a jugar en la nieve, debemos aplicar a los niños un protector solar adecuado para evitar que se quemen. No debemos olvidar que la nieve actúa como un espejo que aumenta la cantidad de radiación solar que recibe la piel.

Muy importante recordar que los niños tienen más tendencia a tener dermatitis atópica en la piel, que suele agravarse en los meses fríos. Por esto es muy importante mantener una correcta hidratación de la piel.

Compartir: