Recupera tu piel de los excesos del verano

¿Sabes cómo recuperar la hidratación y elasticidad de tu piel?

Con el verano ya casi terminado y después de exponer nuestra piel al sol, el mar y el cloro de las piscinas, así como a los cambios en nuestros hábitos diarios, llega la hora de recuperar su salud y belleza. ¿Quieres saber cómo? La Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) te ayuda a conseguirlo.

La exposición al sol, aunque sea con protectores solares, el agua del mar, el cloro de las piscinas y, en algunas ocasiones, el mayor consumo de productos como tabaco y alcohol, pueden afectar a la hidratación y elasticidad de la piel.

Para combatir la piel seca, consecuencia de la pérdida de hidratación y elasticidad, es recomendable utilizar diariamente crema hidratante, además de tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Aplicar la crema hidratante en forma de masaje para facilitar la absorción.
  • Usar la crema después del baño o ducha para fomentar el efecto hidratante.
  • Aplicar la crema varias veces al día, especialmente en las zonas más expuestas.

Y, además de hidratar la piel, también debemos mantenerla limpia, para lo que podemos utilizar cremas exfoliantes, especialmente en la zona facial. En primer lugar, enjuagaremos el rostro y después aplicaremos la crema exfoliante o el aceite esencial en forma de masaje para, posteriormente, eliminar mediante una toallita húmeda todas las impurezas.

Por último, para mantener nuestra piel en un estado óptimo de salud, la Asociación para el Autocuidado de la Salud te aconseja que tengas en cuenta la importancia de:

  • Beber líquidos abundantemente, ya que de esta forma ayudamos a mantener la piel adecuadamente  hidratada.
  • Comer frutas y verduras ricas en vitaminas que contribuyen a la recuperación de la piel y el pelo.
  • Utilizar las cremas adecuadas a cada tipo de piel y edad, ya una piel más envejecida puede necesitar también cremas antioxidantes.
  • Utilizar cremas con fotoprotección solar durante todo el año, especialmente cuando realicemos  una actividad al aire libre o vayamos a tener parte de nuestra piel expuesta durante períodos prolongados.
  • Cuidar especialmente las manos, los pies y el cuello, ya que son partes del cuerpo más proclives a sufrir los efectos de la falta de hidratación y la sequedad, así como las zonas de la piel expuestas al roce como codos, rodillas y talones.

Con estos consejos y un poco de perseverancia podremos autocuidar nuestra piel y mantenerla  joven y elástica durante muchos años.

Compartir: