Running: ¿sabes cómo evitar y prevenir lesiones leves?

anefp te ayuda a practicar deporte de forma saludable

Desde hace algunos años el running se ha convertido en un auténtico fenómeno social. Cada vez son más las personas que se animan a calzarse unas deportivas y salir a correr. Es una actividad sencilla, no sujeta a horarios de gimnasio y que en pocos días produce mejoras en el cuerpo y la mente, siempre y cuando se realice de una forma progresiva y saludable.

Sin embargo, muchos novatos -y no tan novatos- no son conscientes de las lesiones que pueden sufrir si no desarrollan esta actividad con la prevención que requiere.

Las dolencias leves más comunes del running se producen por la sobrecarga muscular mantenida en el tiempo, lo que puede derivar, además de en las conocidas agujetas, en dolencias más serias como calambrescontracturas, tendinitis en rodillas y tobillos. También la cadera y la zona lumbar pueden verse afectadas de forma ocasional si no practicamos running de forma apropiada.

Causas comunes de las lesiones

Las molestas agujetas  o calambres suelen manifestarse en personas que realizan escasa actividad física y se inician en el mundo del running. También se pueden producir en personas sometidas a actividades físicas exigentes en cantidad o calidad, o bien, al realizar ejercicios diferentes a los habituales.

Otra de las causas de lesiones a la hora de practicar running es la falta de un calentamiento adecuado y de estiramientos después del ejercicio.  Un calentamiento deficiente o incluso la falta del mismo puede provocar fatiga y deshidratación,  además de lesiones físicas como esguinces o roturas.

El uso de un mal calzado, al igual que el sobrepeso, también pueden generar problemas físicos en los runners. Estamos hablando de un deporte cíclico y de impacto en el que cada paso es un esfuerzo para nuestro cuerpo. La acumulación de los mismos puede provocar pequeñas inflamaciones y microrroturas y estas, a su vez, pueden derivar en lesiones en las articulaciones.

¿Cómo prevenir y tratar las dolencias leves?

  • Realiza ejercicios de calentamiento y estiramiento adecuados
  • Usa el material deportivo correcto, prestando especial atención al calzado
  • Corrigue malos gestos deportivos y posturas inadecuadas
  • Hidrata el cuerpo con agua y bebidas isotónicas
  • Reposa cuando sea necesario. Si se siente mucho cansancio o dolor no se debe correr
  • Evita los trayectos inclinados, ya que un pie pronará (apoyará  sobre la parte interna del pie) y el otro supinará (apoyará  sobre la parte externa), y eso puede ocasionar lesiones
  • Conoce tus límites. No realices ejercicios por encima de tus posibilidades
  • Es recomendable realizar baños de contraste alternando agua fría y caliente para recuperar y tonificar los músculos tras el ejercicio
  • En caso de inflamación o dolor muscular, aplicar cremas, geles o sprays antiinflamatorios
Compartir: