Supera la astenia otoñal

¿Cuáles son los síntomas de la astenia otoñal?

Llega el otoño y con él el descenso de las temperaturas, la lluvia, los cambios horarios, la disminución de las horas de luz… y la astenia otoñal. Y es que no todas las personas nos habituamos igual a los cambios ambientales que se producen con el cambio de estación. Desde la Asociación para el Autocuidado de la Salud te enseñamos a reconocerla y superarla.

Menos conocida que su equivalente primaveral, la astenia otoñal es un trastorno leve y de duración breve que puede provocar síntomas como cansancio, debilidad, somnolencia, bajo estado de ánimo, dificultad de concentración y apatía. También pueden aparecer otros signos como irritabilidad, falta de apetito, disminución de la libido e incluso un descenso de las defensas de nuestro cuerpo.

¿Y las causas?

Las causas están en la dificultad del organismo para adaptarse a los cambios ambientales que se producen con la llegada de la nueva estación. Esta dificultad de adaptación puede verse agravada, además, por factores propios de nuestro estilo de vida, como el estrés laboral o la falta de una alimentación equilibrada.

Mejor prevenir

Una vez que nuestro organismo se ajusta a los cambios estacionales, los síntomas de la astenia otoñal desaparecen. No obstante, lo mejor es prevenir su aparición mediante una serie de recomendaciones básicas:

  • Respetar las horas de sueño
  • Mantener una alimentación sana y equilibrada
  • Practicar ejercicio físico de intensidad moderada
  • Reducir el consumo de sustancias como tabaco, alcohol y bebidas con cafeína
  • Aprovechar las horas de luz natural para salir a tomar el aire y el sol
  • Realizar actividades intelectuales que nos motiven y estimulen
  • Hacer pequeños descansos de cinco minutos cada hora durante la jornada laboral
  • Mantener una actitud positiva frente al nuevo curso

Si estas recomendaciones no fueran suficientes para hacer frente a la astenia otoñal, una opción para sobrellevar los síntomas pueden ser los medicamentos a base de vitaminas, minerales y aminoácidos, que contribuyen a reforzar el organismo y que éste esté mejor preparado para evitar enfermedades e infecciones. 

Los complementos de vitaminas, minerales y aminoácidos, especialmente en aquellas personas que, por su estilo de vida, no ingieren todos los nutrientes que necesitan, ayudan a que nuestro organismo funcione a pleno rendimiento.

Para saber cuál es el más idóneo para cada persona, la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) te aconseja consultar a tu farmacéutico. 

Compartir: