Te ayudamos a mantener una adecuada higiene bucal

¿Cuidas tu boca?

¿Sabes qué es necesario para tener una adecuada buena higiene bucal? ¿Cada cuánto tiempo cambias tu cepillo de dientes?  La Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) te ayuda a mantener una boca limpia y sana. ¿Nos acompañas? Tu sonrisa es una de tus mejores cartas de presentación. Por ello, es fundamental que desde la infancia mantengamos una correcta higiene bucal, cepillando nuestros dientes a diario para eliminar la placa bacteriana y prevenir la aparición de sarro y otras complicaciones dentales como caries o gingivitis.

¿Sabes qué es necesario para tener una buena higiene bucal?

Para que nuestros dientes estén limpios y sanos debemos:

- Limpiar los dientes como mínimo tres veces al día y después de cada comida. El cepillado debe durar unos cinco minutos, con el fin de eliminar todos los restos de alimentos.

- Limpiar los dientes con el cepillo inclinado unos 45º entre diente y encía, haciendo pequeños movimientos circulares o vibratorios.

- Utilizar hilo dental para eliminar los restos de comida y de placa bacteriana acumulados entre los dientes.

 

¿Cuál es el cepillo más adecuado?

A la hora de elegir un cepillo de dientes debes tener en cuenta que:

- El cabezal del cepillo no debe ser muy grande para que sea fácil moverlo en el interior de la boca.

- Los filamentos del cepillo deben tener una consistencia media o suave para que se adapten mejor a la anatomía dental y no sean abrasivos sobre el esmalte de los dientes.

 

Es recomendable cambiar de cepillo cada 2 o 4 meses o cuando su desgaste sea evidente. También puedes usar un cepillo eléctrico, el cual incorpora un movimiento rotatorio en su funcionamiento, por lo que sólo tendrás que cambiarlo de superficie dental lentamente para lograr una correcta limpieza.

Pero no debes limitar el cepillado a las piezas dentales. La superficie de la lengua también acumula restos de comida y bacterias, así que conviene cepillarla suavemente para evitar que se propaguen a las piezas dentales y asegurar, además, un aliento fresco y limpio.

¿Y después del cepillado?

Una correcta higiene no termina con el cepillado. Lo idóneo es utilizar a continuación colutorios bucales y enjuagues que completen la acción de limpieza en la lengua y la superficie de los dientes.

También debes tener cuidado con los alimentos que tomas. Algunos de ellos, como los productos azucarados, pueden favorecer la acumulación de bacterias y la aparición de caries. Otros alimentos, como el café, manchan el esmalte de los dientes, dándole una apariencia amarillenta. Y lo mismo sucede con el tabaco, que, además, puede provocar periodontitis o pérdida de sujeción de las piezas dentales en las encías.

¿Qué más puedes hacer para cuidar tu boca?

Por último, aunque la labor de higiene dental debe ser realizada a diario en casa o en tu lugar de trabajo, es muy recomendable acudir al dentista al menos una vez al año para que realice una limpieza profesional y revise  en profundidad las piezas dentales.

Siguiendo estos sencillos consejos, asegurarás que tus dientes estén limpios, sanos y atractivos durante mucho tiempo.

Desde la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp), te animamos a seguir estos consejos!

Compartir: